Thursday, December 14, 2006

La gran parodia

Policías, militares, ingenieros, médicos de la Cruz Roja, el funcionario de la ONU en materia de vivienda y hasta el Marqués de Santa Isabel con su esposa, estuvieron hoy de algún modo presentes en la exposición oficial del Plan de Cultura Nuevas Visiones, proyecto del Ajuntament que planifica la gestión de actividades culturales en Barcelona. Disfrazados, los artistas de La Makabra llegaron al Mercado del Borne cerca de las 19.00 hs. y, ante la fila de Guardias Urbanos que impidió su paso, montaron una parodia en que los diferentes sectores involucrados en el reciente desalojamiento del polígono de Can Ricart quedaron debidamente representados.


Indignada. La esposa del Marqués no pudo ingresar al Mercado del Borne


El marqués de Santa Isabel seguía de cerca los movimientos de los okupas sin desprenderse en ningún momento de un maletín negro señalado con símbolos de dinero. Su esposa, mientras tanto, intentaba una y otra vez conseguir permiso policial para ingresar al mercado y presenciar el acto. Los Guardias Urbanos, sin embargo, rechazaron a la aristócrata y no admitieron la validez de su documento de identidad: una carta de tarot.
Pasadas las ocho, los asistentes a la presentación del Plan de Cultura comenzaban a abandonar el antiguo mercado. Los médicos y enfermeros de la Cruz Roja, atentos, les proporcionaron cuidados sanitarios básicos, ofrecieron mantas, auscultaron y hasta revisaron la dentadura (¿!) a los sorprendidos e improvisados pacientes.

Los momentos más tensos de la jornada se vivieron cuando un agente policial, cuya pertenencia no pudo ser atribuida a los Mossos de Esquadra ni a la Guardia Urbana, solicitó la identificación de uno de los asitentes al acto de presentación aduciendo que se trataba de "un ciudadano peligroso, que piensa por sí mismo".


Documentos por favor. Un poli bueno en acción

Todos los artistas de La Makabra cumplían con sus papeles y, en contrapartida, los papeles ayudaban en distintas formas a sus reclamos. Comunicados, volantes y calcos se repartieron de mano en mano; una lluvia de avioncitos sobrevoló las cabezas de los Guardias Urbanos; y, para el final, un virtual muro de hojas amarillas fue el soporte elegido para escribir las consignas que fundamentaban la concentración en el Borne. "A favor de una creación libre", "creatividad y autogestión" y "¿Civismo o cinismo?" fueron algunas de las proclamas que se levantaron desde el suelo en la sentada que concluyó la jornada.


De amarillo. En cada cartel, una consigna. Los sentencias son muy claras.

Ante cámaras, micrófonos y grabadores de distintos medios de comunicación, un miembro de La Makabra leyó un comunicado en que el colectivo artístico desacreditó los motivos aducidos por el juez para ordenar el desalojo de Can Ricart y criticó abiertamente las políticas públicas en las áreas de urbanización y cultura.

"Hace tres semanas -el 20N- se desalojó la antigua Makabra, un espacio de circo, de creación libre, de crítica a la especulación. Era la despedida de Montserrat Tura y el preludio de la llegada de Joan Saura.
Después de dos semanas okupando el espacio público, la Makabra okupa la propiedad privada del recinto de Can Ricart. Tras 11 días de trabajo colectivo, de rehabilitación de un espacio, de gestación de projectos críticos con la participación ciudadana del Ajuntament, llenos de ilusión y creatividad; la “Marca Barcelona” vuelve a actuar. El día 13 de diciembre se desaloja a la Makabra de Can Ricart. Es el desalojo y la censura de la cultura popular que el Ajuntament de Barcelona lleva practicando abiertamente desde el Forum de les Cultures.

Palabra autorizada. El funcionario de la ONU leyendo el comunicado

Las fuerzas del orden llegaron ayer miércoles por sorpresa a las naves del marqués de Santa Isabel (futuros lofts en el PERI Parc Central del Ajuntament para el recinto de Can Ricart). El desalojo no había sido notificado y los motivos que se usan para justificarlo son falsos. Ante la falta de argumentos reales, el marqués de Santa Isabel y la administración fabrican el argumento de que la okupación se realizó con uso de la violencia por parte de los miembros de la Makabra. No hubo uso de tal violencia en la okupación. La violencia ha sido la aplicada por los responsables políticos de la especulación y por los defensores de la propiedad privada y de la cultura muerta que reviste el escaparate de la ciudad de Barcelona.

El decorado de este escaparate se presenta hoy en el Mercat del Born, donde el ICUB presenta “els nous accents” de la cultura de Barcelona: la cultura del mercado. La cultura que es un negocio. El desalojo de la Makabra es parte de la censura de los espacios de creación libres que ya habían vivido en Can Ricart (centenares de artistas independientes expulsados de sus talleres). La Barcelona de las culturas que no permite el uso del espacio público. La Barcelona que privatiza la cultura (ICUB) y la gestión del espacio (22@). El quiste que podía nacer en Can Ricart no era otro que el de la cultura crítica en una Barcelona enquistada en la especulación. El verdadero cáncer de esta ciudad está provocado por las administraciones públicas que fomentan la especulación y criminalizan a los que expropian las viviendas y espacios vacíos y en desuso.
La okupación de Can Ricart, como muchos otros procesos de luchas en esta ciudad, había reabierto el debate sobre la cultura en Barcelona, sobre el diseño de la ciudad al margen de sus habitantes y sobre la vivienda; la respuesta ha vuelto a ser la misma -sin disimulo-: la represión. La Makabra quería seguir con el proceso de recuperación de la memoria histórica del recinto de Can Ricart y la del barrio de Poble Nou, repleta de Ateneus populares. Quería sumarse a la reivindicación de una vivienda digna, continuar dando a lo habitantes de la ciudad de Barcelona un espacio de creación, libre y autogestionado con el que seguir demostrando que la cultura no está muerta y que hay otra Barcelona que rechaza y condena la especulación."

2 Comments:

Anonymous makabro 231 said...

Bueno. Lo más divertido de la parodia fue, sin animo de menos preciar, el momento en que salio el alcalde y empezamos todos a decirle "la cultura no se desaloja". Y lo seguimos caminando y corriendo por todas las calles. Mientras se sumaban mas y mas mossos de escuadra nerviosos y muy violentos. Los gritos fueron una descarga de adrenalina que me ha hecho darme cuenta de lo que me pierdo al no gustarme ver el futbol. Y todas las furgonetas con sus sirenas a todo volumen, conduciendo agresiva y prepotentemente. Mara meva.

3:21 PM  
Anonymous Anonymous said...

Si, es cierto, al otro día lo vi en la TV y fue increíble. Pero me tuve que ir a las 20.30 del Borne, así que me perdí la mejor parte y no la pude poner en el blog!

5:46 PM  

Post a Comment

<< Home